La piel seca y deshidratada carece de agua.

La deshidratación se debe a menudo a factores externos: clima (viento, frío, sol), agua dura… La piel seca también puede deberse a una mala alimentación, falta de hidratación, a tratamientos médicos…

La piel seca y deshidratada es una piel bastante fina con poros que no son muy visibles. No brilla y el maquillaje se mantiene relativamente bien. La piel se siente tirante y si está muy deshidratada, incluso puede pelarse.

La rutina de cuidado facial diaria, dia y noche:

  1. Limpiar tu rostro con productos suaves que no resequen la piel, con o sin aclarado pero sobre todo sin jabón: Agua micelar o espuma limpiadora.
  2. Tonificar tu piel con tónico facial suave, para eliminar todo rastro de maquillaje y suciedad.
  3. Utiliza un contorno de ojos adaptado a tu edad.
  4. Aplica un suero facial.
  5. Termina aplicando una crema hidratante.
  6. Una vez a la semana, exfoliar la cara con un exfoliante suave para eliminar las células muertas.
  7. Aplica una mascarilla hidratante una vez a la semana.

Importante beber agua por lo menos 1.5 litros al día.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *