La piel grasa se debe al exceso de sebo, es gruesa con poros visibles. Esto puede deberse a varios motivos: a una alteración hormonal, a algún tratamiento médico, al estrés o a una higiene incorrecta de la piel. La piel grasa brilla principalmente en la zona T: frente, nariz y mentón. El maquillaje es difícil de mantener, tiende a correr y a cambiar de color durante el día (oxidación). La piel muestra comedones (espinillas, granos). Tiene muchas menos arrugas que la piel seca, pero las arrugas son más profundas.

Estos son los productos faciales que te aconsejo.