La piel sensible es más vulnerable a las agresiones externas y reacciona en exceso, esto se debe a una alteración de la función de barrera de la piel. La sensibilidad puede afectar a todos los tipos de piel, incluidas las pieles mixtas y grasas: es una afección cutánea y no un tipo de piel. La piel sensible es delgada y presenta a menudo enrojecimiento. Reacciona mal a los cambios climáticos. También es intolerante a muchos productos cosméticos y puede causar reacciones alérgicas: irritación, calentamiento, granos, picor repentino.

En la mayoría de los casos, simplemente con utilizar champús, geles, así como los detergentes y suavizantes de la ropa ecológicos, las pieles mejoran. En cosmética ecológica los surfactantes o tensioactivos que se utilizan son naturales y los perfumes son a base de aceites esenciales.

Estos son los productos faciales, corporales y de limpieza de la colada que te aconsejo.