La mayoría de los tratamientos contra el cáncer producen alteraciones dermatológicas.

Es muy importante el cuidado de tu piel antes y durante el tratamiento contra el cáncer. La quimioterapia y la radioterapia causan reacciones en tu piel, desde enrojecimiento, picor, sequedad, manchas, dermatitis e hipersensibilidad al sol.

La limpieza, la hidratación y la protección son básicas.

Tu piel suele estar más sensible y vulnerable a las infecciones, por ello es importante incorporar rutinas de higiene e hidratación, tanto corporales como faciales, que son cruciales para protegerla de todos estos efectos.

Si ayudamos a minimizar los signos que deja esta enfermedad en nuestro cutis, favoreceremos la recuperación de nuestra autoestima y nuestra imagen personal.

Rutina Diaria

Limpieza facial y corporal

  • Usa productos con agentes limpiadores suaves, cuya función sea la de proteger y no irritar. Una higiene inadecuada agrava los efectos secundarios y la sensibilidad de la piel. Dúchate con agua tibia y evita duchas largas con agua caliente.
  • Desmaquíllate con movimientos suaves, evitando masajes enérgicos. Utiliza un tónico libre de alcohol ya que, en tu situación, este ingrediente puede sumarse a los factores de deshidratación de la piel y tener efecto irritante. Una buena opción de limpieza es pulverizar la piel con un spray de agua termal, con acción calmante.
  • No utilices peelings o exfoliantes.

Hidratación

  • Utiliza cosméticos muy suaves, específicos para pieles sensibles. Los tratamientos par el cáncer alteran la función barrera de la piel. Una buena crema hidratante reforzará la barrera protectora de tu piel, devolviéndole además su elasticidad y suavidad. Disminuirá el picor, la tirantez y te va a prevenir de posibles infecciones. Aplícala dos veces al día, por la mañana y por la noche.
  • Complementa la hidratación con productos que aporten nutrición, como los serums.

Protección solar

La gran mayoría de los medicamentos oncológicos pueden producir fototoxicidad (disminuye la capacidad de recibir radiación UV en la piel, hiperpigmentación) y sensibilidad al sol, por lo que te tienes que aplicar un protector solar con un índice de protección muy elevado. Protectores con pantalla mineral o física, sin nanopartículas.

Durante la etapa de tratamiento y recuperación de la enfermedad es importante tener el máximo cuidado con los productos que nos aplicamos en la piel. Siempre la cosmética econatural será la más beneficiosa para nuestro cuerpo, ya que está libre de tóxicos.

Como en NewEcosmetics respetamos la salud de las personas y la preservación del planeta, todos los productos de nuestra tienda son orgánicos certificados, sin tóxicos.

Si quieres información sobre los productos que te aconsejo, entra al link tratamientos oncológicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *