La mayoría de los tratamientos oncológicos producen alteraciones dermatológicas. Es muy importante el cuidado de la piel antes y durante los tratamientos. La quimioterapia y la radioterapia causan reacciones en la piel, desde enrojecimiento, picor, sequedad, manchas, dermatitis y hipersensibilidad al sol.

La limpieza, la hidratación y la protección son básicas. La piel suele estar más sensible y vulnerable a las infecciones, por ello es importante incorporar rutinas de higiene e hidratación, tanto corporales como faciales, que son cruciales para protegerla de todos estos efectos. 

Estos son los productos faciales, corporales y de limpieza de la colada que te aconsejo.