¿Sabes que hay muchas empresas que nos quieren colar que sus productos son naturales y en realidad no lo son?

¿Cómo podemos saber si estamos adquiriendo un cosmético realmente natural?

Hay muchas empresas que incluyen la palabra ecológico o natural en su marca o en el nombre de su producto, pero no están certificados. Los productos contienen ingredientes que no siempre son tan naturales como nos quieren hacer creer. Incluyen ingredientes sintéticos de los cuales se tienen dudas sobre los efectos que pueden tener para tu salud.

En alimentación hay una regulación única y no hay ninguna confusión, la hoja Europea. Y el certificado CCPAE no mujer margen a error. En cambio, en cosmética no hay una regulación oficial que proteja los términos natural y ecológico. Por eso hay empresas que se aprovechan y venden su cosmética convencional como natural. El que ahora se conoce como “greenwashing”.

Leer los ingredientes para descifrar si son o no naturales es una tarea sólo al alcance de técnicos especializados. Hay grupos de ingredientes, como los englobados dentro de la palabra “perfume” que es imposible saber si son o no naturales. Para saberlo se tiene que auditar a la empresa fabricando. Hace falta una certificación externa que haga este trabajo y nos asegure que lo que compramos es realmente natural y ecológico.

Pero hecho la ley hecha la trampa! A veces incluso hay marcas que, haciendo uso de una gran creatividad, se inventan certificaciones. Increíble pero cierto! Por lo tanto, si no queremos ser víctimas de estos engaños, tenemos que buscar el sello de certificadoras reconocidas. Como por ejemplo Ecocert, Bioinspecta, Natrue, Cosmosnatural, Icea…

¿Qué nos asegura la certificación de la cosmética natural y ecológica?

  • Es la única que nos garantiza que el contenido de los cosméticos es natural (mínimo 90%). Y verifica su contenido de ingredientes ecológicos. Siguen una estricta normativa. Es una garantía externa e independiente a los laboratorios que elaboran los productos. Cada sello exige unos porcentajes mínimos de ingredientes ecológicos y naturales, que varían de una certificadora a la otra.
  • Vigila que los procesos productivos sean respetuosos con nuestro entorno natural.
  • Que no contienen siliconas, parabenos, aceites derivados del petróleo ni ingredientes etoxilatos.
  • Son productos respetuosos con la salud de las personas y el medio ambiente.
  • Que no incluyen ingredientes modificados genéticamente (OMG).
  • No están testados en animales ni los ingredientes ni el producto final. De hecho en la UE, está prohibido desde el 2.013 en toda la cosmética.
  • Los embalajes suelen ser reciclables o reciclados. Aquí hay mucho camino para recorrer, y el futuro seguramente vendrá marcado por los embalajes compostables.

Es fundamental que nos den estas garantías, para evitar que marcas no certificadas nos quieran tomar el pelo vendiéndonos “falsos Cosméticos naturales”. Tiene que ser frustrante para las marcas de cosmética natural y ecológica que trabajan bien y duro para asegurar que sus productos sean tan “verdes” como sea posible, que otras marcas se quieran sumar al carro de “lo natural” sin dar las garantías necesarias.

Si quieres estar seguro/a que el producto que estás utilizando es natural y ecológico, es importante que elijas cosmética certificada. Mejor la que tenga porcentajes de natural y ecológico lo más elevado posible.

Conclusión:

Elegir cosmética natural y ecológica certificada es la mejor manera de proteger tu salud, nuestro medio ambiente, de promover la agricultura ecológica y que los procesos productivos sean más sostenibles.
En NewEcosmetics toda la cosmética está totalmente certificada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *